Lo estratégico y no estratégico de las TIC


“¿Consideráis que son verdaderamente estratégicas las Tecnologías de la Información para las organizaciones?”


Mi respuesta espontánea, antes de reflexionar, sería que no (y mira que yo me dedico a esto). Es como si nos preguntamos si la electricidad, el agua, los combustibles son estratégicos. En mi opinión son necesarios, un must-have, un suministro obligado… Comparto la visión que ha itroducido ya algún compañero sobre las TIC = “commodity” o “utility”. Diría, “las TIC, en general, son fundamentales, pero no son estratégicas, aunque alguna de ellas, en particular, pueda específicamente serlo, ligada a un momento o una situación”.

Pero, como creo que la pregunta merecía una reflexión más allá, aún a riesgo de aburriros, me voy a intentar explicar.

Hace tiempo, cuando yo empezaba en esto, “tener” o “no tener”, usar o no usar las TIC sí marcaba una diferencia estratégica, se obtenía una ventaja competitiva o se aportaba un valor añadido de tal calibre que la organización que lo usaba se posicionaba en otro nivel. Hoy en día creo que nadie lo cuestiona y las escasas organizaciones que carezcan de una componente de tecnologías de la información y comunicaciones seguramente estarán en áreas infra- desarrolladas. Es decir, para mí, las TIC hoy ya no son “estratégicas” sino “necesarias.

Lo que realmente resulta estratégico son las decisiones que se toman a este respecto, los modelos que se definen sobre el uso de las tecnologías, su aplicación a los sistemas y, en general, el grado en que deben soportar e integrarse con la estrategia de las organizaciones (es decir, la estrategia de sistemas y tecnología puede ser, a su vez, estratégica = de importancia decisiva para el desarrollo de algo). Lo es, quizá en mayor grado, la forma en que los sistemas deben apoyar a la toma de decisiones y, por lo tanto, a la capacidad de dirección (me gusta especialmente la definición de estrategia = conjunto de las reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento). Es decir, un buen sistema de Customer Intelligence, para una determinada organización, sí puede ser estratégico.

Tendemos a pensar en lo estratégico como diferencial, como aquello que dibuja la línea que separa el éxito del fracaso, aunque por sí solo no sea “suficiente”. Pero estratégico no es todo “lo necesario” para lograr el fin, tampoco lo es todo aquello que integramos en nuestro modelo de operaciones, sino lo que interviene en nuestro proceso de toma de decisiones para garantizarnos el éxito.

Resumiendo: una buena dirección (una dirección estratégica) ha de utilizar y tomar ventaja de cada una de las componentes a su alcance que le ayudarán a tener éxito, (ya sea éste disminuir costes, mantenerse en un mercado, aportar un nuevo valor o mejorar un servicio). Las TIC son una de estas componentes.

En Coche (Chico&Rita)

Si mi meta es recorrer 10000 km. con mínimo coste y duración del viaje, tengo un coche y acceso a gasolina, dónde y cuándo decida parar a repostar es parte de “mi estrategia”. ¿Es la gasolina un valor estratégico para mis intereses? ¿O quizá lo es más la velocidad, o la presión de las ruedas, o la elección de gasolineras? El uso que hago de las commodities a mi alcance, junto con mi sentido común y mi calidad como conductor, será probablemente lo que definirá mi éxito o fracaso final (no la gasolina en sí, pues he de suponer que “suficientemente buena” es tanto la de Repsol como la de BP).


Tags:

About The Author

admin

Other posts by

Author his web site

16

04 2011

Your Comment